Escritos posteriores a la audiencia en procedimientos CIADI

Por lo general, el proceso escrito de los casos CIADI consiste en dos rondas de presentaciones que incluyen los argumentos legales y las pruebas en las cuales se fundan. Las reglas le confieren al tribunal la flexibilidad para requerir presentaciones adicionales o una menor cantidad de ellas, dependiendo de las circunstancias de cada caso. 

Un tipo de presentación adicional que se considera a menudo es el escrito posterior a la audiencia. Las partes pueden acordar o el Tribunal puede invitarlas a presentar escritos posteriores a la audiencia con posterioridad a la celebración de una audiencia. Ellos podrían centrarse en una cuestión legal o fáctica específica planteada en el caso, abordar cuestiones específicas por parte del Tribunal, o incluir las conclusiones de las partes en virtud del interrogatorio de testigos y peritos en ocasión de la audiencia.  En algunas circunstancias, los escritos posteriores a la audiencia serán utilizados en sustitución de los alegatos de cierre.

El propósito fundamental de los escritos posteriores a la audiencia radica en asistir al Tribunal en sus deliberaciones, y conferir a las partes la oportunidad de responder preguntas y presentar la evaluación de las pruebas en ocasión de la audiencia de forma organizada. En particular, los escritos posteriores a la audiencia pueden resultar de utilidad para analizar cuestiones específicas o no resueltas que surjan durante la audiencia. Este ejercicio no constituye una oportunidad para introducir nuevos argumentos o pruebas, ni pretende ser utilizado para resumir todas las cuestiones ya plateadas o reiterar los argumentos.

Por lo general, la necesidad de disponer de escritos posteriores a la audiencia se analiza en el transcurso de la reunión organizativa anterior a la audiencia celebrada entre el Tribunal y las partes, o al finalizar la audiencia.  En caso de que así se ordene, generalmente el Tribunal instruye a las partes cuestiones relativas al momento oportuno correspondiente y al formato de los escritos, incluyendo el número de páginas, el tamaño de la letra y el espaciado. Asimismo, el Tribunal instruirá a las partes respecto de las cuestiones de mayor relevancia que se deberán considerar en los escritos posteriores a la audiencia. En la mayoría de los casos, se solicita a las partes presentar los escritos de forma simultánea y, en ocasiones, se les permite presentar escritos de réplica. En general, se desalientan los escritos extensos y múltiples rondas de escritos posteriores a la audiencia ya que pueden demorar la emisión del laudo. Los Tribunales no siempre permitirán la presentación de los escritos posteriores a la audiencia, en particular en aquellos casos en los que las partes han tenido la oportunidad suficiente como para presentar su caso y sus respectivas posturas son evidentes.

Debido a su potencial para demorar las deliberaciones y el laudo, el Tribunal y las partes deben considerar en cada caso de forma cuidadosa la necesidad de disponer de escritos posteriores a la audiencia y, el alcance y el momento oportuno de dichas presentaciones.  Los Tribunales está utilizando cada vez más alternativas a los escritos posteriores a la audiencia tales como la formulación de preguntas a las partes con anterioridad o al inicio de la audiencia, o a medida en que surgen durante el procedimiento. Asimismo, otras técnicas de gestión de casos podrían sustituir la necesidad de disponer de escritos posteriores a la audiencia y ayudar a ahorrar tiempo y dinero. Estas técnicas deben ser discutidas al inicio del procedimiento durante la primera sesión del Tribunal y las partes.

Hearing2017PHB.jpg